El orden universal de los pensamientos, palabras y acciones.

Imagen Propia de este blog

Somos lo que pensamos, sentimos, decimos y escribimos.

Cuando el pensar, el sentir y el hacer están de acuerdo, el cuerpo no enferma y el alma trasciende pero generalmente no seguimos esta disciplina y gran habilidad mental.

El mundo en el que estamos nos impide ser como realmente somos, porque siempre estaremos condicionados a otros pensamientos y otras maneras de ser, debido a los intereses personales, familiares, laborales y sociales que nos manejan como marionetas.