CELIBATO, SEXO Y MATRIMONIO




CELIBATO, SEXO Y MATRIMONIO

                                     

Imagen propia


El celibato no debería existir, excepto para quienes en verdad tengan el don de continencia o resistencia sexual. (1º.de Cor.9). En este caso son aquellos seres que, en la mayor parte de sus vidas, lo han utilizado para abandonar íntegramente la vida material, dedicándose por completo a seguir una ideología esencial y definida, como es la de llegar a la comunión real, íntima y máxima con Dios. En ese orden de ideas no dependen de las relaciones sexuales, porque es algo insubstancial e indiferente para aquellas personas.

Existen varios dogmas religiosos que condicionan al celibato, es decir, votos de castidad pactados por diversas razones de acuerdo a los principios de cada doctrina. La gravedad de esta prohibición radica en que en la condición humana no existe, ni en mínima medida, el don de continencia. Es lo mismo que luchar infructuosamente en contra de la propia naturaleza.



Uno de las razones del célibato, también es para mantener dentro de la misma comunidad católica la fortuna, los bienes de la iglesia.  Muy seguramente los votos de castidad han sido un sofisma puritano para no escapar de este objetivo principal.


Sería exactamente igual que prohibir saciar la sed y el hambre de cada organismo humano o animal. Dios no es un inquisidor o un verdugo para crear algo tan maravilloso y sublime como es la relación sexual y después de establecerla,abolirla,calificándola de pecaminosa,
                                            Imagen tomada del internet


ignominiosa, vergonzosa o acto bajo e indigno de acuerdo a las creencias de determinado grupo religioso.
                                               
El sexo se utiliza incorrectamente cuando se ejerce tan sólo para satisfacer un deseo, por lujuria, interés personal, profesional, ociosidad o por circunstancias similares. Pero si realmente hay una entrega total, armoniosa, consumada en el amor y respeto en la pareja es una “Bendición”. ¿Cómo puede ser algo impúdico la unión más perfecta y elevada que Dios creó entre un hombre y una mujer? A través de este vínculo único y divino el amor en la pareja se fortalece, porque en el área espiritual  dos almas llegan a conformar una sola.                                
 Imagen tomada del internet

El matrimonio no es aquel que se legaliza en una notaria o se celebra ante una institución religiosa; el que se hace por conveniencia personal, profesional o social; el que cubre un embarazo a destiempo. El verdadero matrimonio se simboliza por medio de los atributos del amor, atributos de los que habla el libro de 1 Corintios 13. En resumen la cita expresa lo siguiente: “El amor es bondadoso, no es egoísta, no guarda rencor, no es jactancioso, no es orgulloso, no somete, no impone, no esclaviza, no busca intereses, no atesora, no encarcela, no traiciona, no envilece, comparte lo poco o lo mucho, resiste crece y bendice las tormentas, se beneficia y se goza con las primaveras, los veranos y toma precauciones para cuando regresen las tempestades”. De esta manera en cada encuentro sexual el enriquecimiento y la consolidación en la pareja se evidencian porque son una certeza testimonial.

Aunque parezca paradójico- o poco creíble- en este "auténtico matrimonio" la presencia de Dios se manifiesta a cabalidad y, por consiguiente, los hijos concebidos nacen entre la esencia del “Amor”.